Trasfondo

La lesbofobia, la homofobia, la transfobia y la bifobia son formas de discrimen que no deben tener cabida en nuestro país porque atentan contra la convivencia, contra el respeto a la diversidad, contra la dignidad y contra los derechos humanos, pilares que deben sustentar a cualquier sociedad democrática y plural.

Hace casi 18 años, un 17 de mayo de 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó definitivamente la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales –donde nunca debió estar– poniendo fin así a casi un siglo de homofobia médica y de discrimen sistemático contra lesbianas, gays y bisexuales.

Desde entonces, la fecha ha sido adoptada por un sinnúmero de organizaciones en diferentes naciones y continentes del mundo para celebrar el Día Internacional Contra la LHTBfobia.

Hoy día, la iniciativa es respaldada por la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) y cuenta con el apoyo de numerosos colectivos y entidades en más de 40 países.