Vigencia en Puerto Rico

Por más de dos cuatrienios, la Asamblea Legislativa ha estado revisando nuestro anticuado Código Civil, cuya esencia responde a estatutos del siglo pasado que ya han expirado hasta en su país de origen, España. Dentro de la atemperación de nuestro Código a la sociedad del siglo XXI, la Comisión Conjunta que lo revisó, tomando en cuenta la experiencia de diversas jurisdicciones a nivel mundial, presentó un borrador que incluía el reconocimiento de los derechos de las parejas no casadas, tanto heterosexuales como del mismo sexo, a través de lo que llamaron "uniones de hecho".

No tan sólo eso. El equipo de expertos que asumió la encomienda de estudiar los cambios legales imprescindibles en nuestro país, propuso además el derecho de las personas transexuales a actualizar su certificado de nacimiento para que éste reconociera su verdadero género.

De inmediato, los más recalcitrantes legisladores fundamentalistas y homofóbicos, así como sus fanáticos seguidores, atacaron las disposiciones más progresistas contenidas en el borrador y, no bastándoles con que se eliminaran de la propuesta final, ahora proponen una enmienda a la Constitución que establezca el matrimonio como un derecho exclusivo de los heterosexuales y le cierre el paso al reconocimiento de otras relaciones de pareja, como las de los concubinos, independientemente de sus respectivos sexos, y toda aquella en la que hayan envueltas personas transgénero.

El país ha sido testigo, además, del recrudecimiento de los crímenes de odio motivados por el prejuicio por orientación sexual y/o identidad de género y de la negligencia de la Policía, que, por la misma LHTBfobia, se hace de la vista larga y convierte a la ley que penaliza este tipo de delitos en letra muerta.

A pesar de la probada pertinencia de su conmemoración en Puerto Rico, históricamente, el Día Internacional Contra la LHTBfobia ha quedado fuera del calendario para la mayoría de los puertorriqueños.

Reiterando la necesidad de ir más allá de nuestro rechazo a la Resolución Concurrente 99, Puerto Rico para Tod@s convocó a diversas organizaciones para acoger la fecha como una urgencia ante el contexto en que nos encontramos y para que, ademas, se celebre la fecha de forma consecuente.