Trasfondo

Los discrímenes por orientación sexual y por identidad de género no deben tener cabida en nuestro país porque atentan contra la convivencia, contra el respeto a la diversidad, contra la dignidad y contra los derechos humanos, pilares que deben sustentar a cualquier sociedad democrática y plural.

Hace casi 19 años, un 17 de mayo de 1990, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) eliminó definitivamente la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales –donde nunca debió estar– poniendo fin así a casi un siglo de homofobia médica y de discrimen sistemático contra lesbianas, gays y bisexuales.

Desde entonces, la fecha ha sido adoptada por un sinnúmero de organizaciones en diferentes naciones y continentes del mundo para celebrar el Día Internacional Contra la Homofobia. Hoy día, la iniciativa es respaldada por la Asociación Internacional de Lesbianas y Gays (ILGA) y cuenta con el apoyo de numerosos colectivos y entidades en más de 40 países.

Vigencia en Puerto Rico

En los últimos años, se estuvo revisando el Código Civil de Puerto Rico. En el borrador propuesto se contemplaba el reconocimiento de las parejas de hecho, tanto heterosexuales como del mismo sexo; sin embargo, en el debate legislativo fueron atacadas por sectores fundamentalistas —principales promotores de la homofobia en nuestro País—, que se oponían a este tipo de unión civil. Como resultado, han gestado una fuerte ofensiva, al impulsar la Resolución 99, que enmendaría nuestra Constitución para que el Gobierno sólo reconozca a las parejas que sean heterosexuales y estén casadas.

Como si fuera poco, está igualmente en peligro el derecho a cambiar el encasillado de sexo en el certificado de nacimiento de personas transexuales, también incluído en el borrador del Código Civil.

El nuevo gobierno ya ha comenzado a actuar en contra de la diversidad, cuando el Gobernador amenazó con derogar la orden ejecutiva que prohíbe discriminar por orientación sexual y por identidad de género y se comprometió a viabilizar un referéndum para la Resolución 99, en detrimento de las miles de familias no tradicionales que exigen un trato igual bajo la ley y el respeto a los derechos humanos de tod@s.

Como si no bastara, en vez de cumplir con su mandato constitucional de instrumentar la igualdad, el novel presidente senatorial Thomas Rivera Schatz se ha convertido en el ejemplo más reciente de la homofobia legislativa al catalogar a las familias no tradicionales como “torcidas”.

Innumerables las razones

Son muchas las razones por las que en Puerto Rico y en todo el mundo se conmemora el 17 de mayo:

  1. Alrededor del mundo, son muchas las personas que pagan con su vida, muchas veces a manos del propio Estado, el precio de no ser heterosexuales o de no cumplir con los roles de género establecidos.
  2. Numerosos gobiernos se resisten a instrumentar legalmente la igualdad y, en su lugar, institucionalizan el odio y la exclusión hacia los que consideran diferentes.
  3. En Puerto Rico, a pesar de los conservadores estimados que suponen que las poblaciones lésbica, gay, bisexual y transgénero (LGBT) no superan el 10% de la ciudadanía, la taza de suicidios dentro de esas comunidades supera desproporcionadamente, y por mucho, ese pequeño porcentaje.
  4. Cada año, vivimos el recrudecimiento de los crímenes de odio motivados por el prejuicio por orientación sexual y/o identidad de género y de la negligencia de la Policía, que, por la misma homofobia, se hace de la vista larga y convierte a la ley que penaliza este tipo de delitos en letra muerta.
  5. Conmemorar este 17 de mayo supone reforzar la solidaridad con todas las personas LGBT del mundo entero y reafirmar el compromiso con quienes en cualquier parte del planeta sufren las consecuencias de la homofobia.

Pretendemos hacer un llamado a todas las instancias nacionales para que inscriban este día en su agenda oficial, siguiendo el ejemplo de otras fechas de conmemoración y lucha por la igualdad, como el Día Internacional contra el Racismo, el Día de las Mujeres y el Día Mundial de Lucha contra el SIDA, entre otros. El reconocimiento de este día debe suponer un compromiso claro de todos los sectores solidarios de la sociedad puertorriqueña en su conjunto para deconstruir la Homofobia y erradicar y combatir, abiertamente, cualquier forma de discriminación y violencia.


©2009 Puerto Rico Para Tod@s